viernes, 15 de marzo de 2019

Consejos saludables para personas que trabajan de noche


Las personas que laboran por las noches suelen caracterizarse por descansar o conciliar el sueño en menor medida, siendo una de las situaciones más engorrosas el momento en que deben proceder con su ingesta, y es que, al desequilibrar los horarios, la misma es la principal afectada.

Al dormir menos de seis horas durante el día se suele experimentar un mayor apetito, por lo que cuesta más sentir esa especial sensación de saciedad, esto es como un fenómeno fisiológico. La hormona que hace sentí hambrientos a las personas se activa al no cumplir las horas de sueño que corresponden, volviéndote más propenso, por lo que en cierta forma, el gasto calórico basal tiende a disminuir y resulta más fácil engordar.

Tu salud se agrava

Hay una relación entre los hábitos alimenticios y las enfermedades digestivas. Según especialistas los que trabajan de noche sufren más dispepsia, náuseas, pesadez y dolor de estómago, así como ardor y flatulencia, entre otras patologías.

En los momentos donde los empleados tienen un constante cambio de horario, donde no logran adaptarse, en el sentido de conseguir una manera saludable de alimentarse correctamente, con los nutrientes necesarios esto dependerá de la hora, el turno de trabajo y las condiciones de salud que posea. Al organizarte lograrás evitar que empiecen a aparecer todas esas dolencias tanto físicas como en tu organismo.

Aliméntate saludable

Si tu caso es el que estás haciendo el esfuerzo de seguir una rutina de alimentación balanceada y saludable, es importante y necesario que lo hagas con dedicación a la hora de escoger y preparar las comidas que consumirás. Al planificar que comerás en tus horarios de comida te hará muy bien. Con esto conseguirás estar alejado de la tentación.

Es esencial que al saber cómo será tu turno de trabajo, pienses que es lo que mejor te hará comer, siendo importante mantener el plan de tres comidas y los intervalos de tiempo, tener a la mano unas meriendas nutritivas que te quiten algún tipo de ansiedad que pueda darte. Además de que estarías sin darte cuenta contribuyendo a mantenerte en un peso corporal adecuado.

Los desayunos son religiosos, es imperdonable que te los saltes o se te olvide consumirlos. Por eso te recomendamos que, si tienes un turno de mañana, te hagas un buen desayuno y unas 2 horas después consumas alguna fruta o snack saludable.

Es el momento de cambiar

Es hora de empezar a eliminar de tu lista de opciones, las comidas pesadas o conocidas como chatarras, esas que suelen ser grasosas preparadas en algún puesto de comida rápida que no les preocupa en lo más mínimo cuidar tu salud. En cuanto a lo que vas a tomar, debes estar consiente la hora en que esta comida si es de noche es preferible que consumas agua, de resto dile NO a las bebidas azucaradas.

Intenta ser una persona más organizada y aplica las tres “C” Compra, cocina y come. Y es que, si te preocupas en comprar, sin duda obtendrás una ingesta saludable, además de que si tú mismo lo preparas, por supuesto que vas a comerlo.