viernes, 18 de enero de 2019

Hábitos que debemos cambiar para llegar a jóvenes a los 40

Imagen extraída de metformina.com.mx

Entre los 20 y 30 años de edad pensamos que seremos jóvenes por siempre, sin embargo al acercarnos a los 40 años damos cuenta de la falsedad de esta afirmación, nuestros malos hábitos, un estilo de vida acelerado y pésima alimentación pueden traernos grandes consecuencias luego de los 40 años.

El tiempo para tomar las medidas correctivas es ahora ya que si no lo hacemos puede que luego sea tarde y estos errores de juventud nos lleven a sufrir de graves enfermedades crónicas entre las cuales podemos citar la diabetes y problemas cardiacos de diversa índole. A continuación, te mostraremos algunas de las cosas con las que debes tener cuidado mientras te acercas a esa nueva etapa de tu vida.

Adicción al teléfono celular

Los dispositivos móviles nos mantienen conectados unos con otros y son la base de la sociedad moderna, sin embargo, se ha podido determinar que existe una asociación entre el uso prolongado de estos aparatos y un aumento en la predisposición a sufrir de diabetes tipo dos y enfermedades cardiovasculares, según un estudio publicado por la Universidad de Harvard en 2011.

Dormir poco

Nuestro cuerpo necesita un descanso adecuado para poder recuperar sus energías y repararse asimismo, este lo tiene al momento de dormir, pero si en lugar de hacer este proceso natural lo evitamos o bien disminuimos la cantidad de horas de sueño podríamos estarle ocasionando un gran daño a nuestro organismo, las personas adultas requerimos entre siete a nueve horas de sueño diariamente, las que si no se cumplen pueden generarnos con el tiempo hipertensión, accidentes cerebrovasculares, e incrementar mucho el riesgo de sufrir de obesidad, también hay un factor asociado muy importante entre la depresión y la carencia de descanso, además el dormir poco que hace lucir avejentada.

Saltar nuestras comidas

Este mal hábito es muy común en la sociedad moderna debido a que llevamos vidas sumamente aceleradas las cuales muchas veces nos impiden comer en los tiempos indicados, por lo que tendemos a sentarnos las comidas, sin embargo esto es algo que debemos cambiar de inmediato ya que produce alteraciones metabólicas las cuales nos ponen en riesgo de sufrir diabetes tipo dos, además cuando no comemos a tiempo somos propensos a ingerir cualquier cantidad de comida chatarra contar de saciar nuestra hambre acumulada lo que por supuesto ocasiona una gran cantidad de daño a nuestro cuerpo.