jueves, 10 de enero de 2019

Cambia de sexo


La mayoría de las personas tienen fantasías eróticas con personas del mismo sexo sin haber tenido la necesidad de hacerlo realidad, no por prejuicios o temor, sino sencillamente por no sentirse atraído por el mismo sexo. Esto en verdad es fruto del deseo por la experimentación y la atracción por lo desconocido.

Por ello no sintáis vergüenza si tú o tu pareja deseáis practicar este tipo de tendencia sexual, ya que mientras ambos lo deseéis y os respetéis mutuamente todo vale. Al menos si no os excitáis os hará pasar un buen rato.

Llevar los pantalones

Es hora de colocarte en el rol masculino y se “hombre dominante”, lo primero es que te pongas la ropa de tu pareja, una camisa o camiseta, corbata, pantalones o vaqueros y unos zapatos lo más masculinos que tengas (no hace falta que sean de tu pareja, basta con que te pongas unas zapatillas).

No te maquilles en ningún momento, échate colonia y desodorante masculinos y si tienes el pelo largo recógetelo con una coleta (sólo si estás cómoda).Y lo más importante adopta la aptitud, el habla y el comportamiento masculino. Siéntate cayéndote en el sofá con las piernas abiertas y como si te rascaras en la entrepierna. ¡Se un verdadero macho!

Transformarse en una auténtica lady

Ahora le toca el turno a él, seguramente el rol más difícil, ya que los hombres suelen estar más atemorizados ante estos “juegos”. Es hora de que muestres tu lado más sensible y servicial y que te dejes conquistar por tu pareja.

Si puedes conseguirlo ponte algo de tu pareja, mejor si es un vestido o una falda, sino algo que sea lo más femenino posible. Pide a tu pareja que te maquille si tú no sabes, ponte base de maquillaje, polvos e incluso carmín rojo en los labios.

Actúa con delicadeza, haz movimientos cortos y con movimientos de cadera más exagerados, en definitiva, se femenino. Si puedes evitar la risa, incluso adopta un tono de voz más suave que de costumbre.

Y que pasa durante el sexo

Durante el sexo la mujer deberá ser más provocativa y dominante mientas que el hombre deberá actuar por así decirlo dejándose hacer. Podéis hacer sexo normal o anal, los límites a los que deberéis llegar sólo lo debéis poner vosotros.