sábado, 26 de enero de 2019

Al mal tiempo buena cara, el ciclo femenino


Pero no todo es negativo, si sabes utilizar a tu conveniencia los diferentes momentos del ciclo, es posible que te salgan algo mejor las cosas y veas que el tener el periodo tampoco es tan malo. Deja de odiar tanto ser mujer en estos momentos del ciclo y comienza a aprovecharte y sacarle partido.

¿En qué momento del ciclo estoy?

Las alteraciones del periodo hacen que tu estado de ánimo y tu carácter cambien (al igual que los estados en los que se encuentre tu cuerpo). Por ello y aunque parezca un poco aburrido, ten en cuenta en el momento del ciclo en el que estás, así podrás saber para que actividades estás más predispuesta y para que otras no lo estás. ¿Cuándo es el mejor momento para hacer esfuerzos? Por ejemplo, de los días nueve al doce del ciclo, tu cuerpo está más predispuesto a soportar el dolor, por ello si tienes que depilarte o tienes que hacer algo donde seguro te harán daño, éste es el mejor momento.

¡Aprovéchalo!

Si tienes que hacer algún esfuerzo físico como machacarte en el gimnasio, ir de senderismo o cualquiera que se le parezca, hazlo en la primera semana después de la regla, pues es cuando más energía tienes. Además presume de figura, ya que aún tendrás la hinchazón de los pechos que aparecen durante la regla.

Durante el periodo de ovulación puedes aprovechar para buscar y realizar entrevistas de trabajo, pedir aumentos de sueldo o innovar en el sexo, ya que es el momento del ciclo donde la mujer se siente más fuerte, más capaz de hacer cualquier cosa.

¿Cuándo nos sentiremos más apagadas?

Los días anteriores a la regla intenta descansar lo máximo posible y evita las decisiones importantes o los enfrentamientos, ya que todo te afectará más. Esto es porque te verás más débil e irritable, ya que toda tu energía se habrá concentrado en los ovarios.

Lo bueno de este momento es que estarás más excitada y atraerás más a los hombres al segregar las feromonas, por lo que podrás disfrutar más del sexo. Aunque ten cuidado porque también es el momento más proclive a quedarte embarazada.

Entre los días 18 y 30, úsalos para planificaciones, ordenar cosas y disfrutar de un momento dulce con tu pareja, ya que es la época del ciclo en la que estarás más calmada y verás todo más claro.