sábado, 12 de enero de 2019

Eyaculación precoz en los primeros coitos


Las primeras veces en las que mantienes relaciones sexuales, tanto si es tu primera relación sexual, como si es la primera vez que lo haces con una nueva pareja, puede aparecer una eyaculación precoz sin que esto tenga porque suponer un problema, ni una situación que vaya a mantenerse para siempre.

La primera vez que lo haces con alguien, lo más seguro es que los nervios te jueguen malas pasadas y no salga bien del todo. Has de tener en cuenta que hasta que no os conozcáis bien, el sexo no irá sobre ruedas.

En este caso en concreto, hay múltiples situaciones que pueden hacer que la relación no haya acabado del todo bien.

Educación sexual pobre o falta de experiencia

Al ser la primera vez que mantienes relaciones sexuales, es normal que te sientas nervioso y te surjan multitud de preguntas como: ¿Qué debo hacer? ¿Lo haré bien? ¿La haré daño? ¿Tardaré poco en correrme?
No tengas miedo por lo que pueda pasar ya que seguramente a ella le pasará lo mismo. Lo mejor es que os informéis bien antes de comenzar y que dediquéis gran parte del tiempo a las caricias previas, para que poco a poco la turbación vaya desapareciendo.

Escasas relaciones sexuales

Si por el contrario eres ya una persona con experiencia pero llevas mucho tiempo con una pareja estable y ahora te tienes que enfrentar a una pareja nueva, no te alarmes. Ve poco a poco y sin tener mucha prisa a hacerlo.

Esto se agrava si llevas demasiado tiempo sin hacerlo, ya que existe una presión social añadida, de que el que no mantiene muchas relaciones sexuales es un perdedor.

Olvídate de esto y en el tiempo en el que estás inactivo, coge ideas de nuestros artículos y sorprende a tu pareja cundo llegue el momento.

No haber comunicación con la pareja

La comunicación es muy importante para todo y el sexo no se excluye de ello. Las nuevas parejas mantienes relaciones con coito antes de haber mantenido una conversación sobre lo que les gusta y lo que no, lo que hace que la primera vez sea más bien desastrosa.

Habla con tu pareja (si piensas mantener una relación más larga que una noche) y contaos vuestros temores y como os gustan que os hagan las cosas. De esta forma eliminaréis la presión que existe y si algo sucede mal, estaréis más tranquilos. 








viernes, 11 de enero de 2019

Eyaculación facial, una práctica controvertida


La teoría de la dominación cobra sentido en la eyaculación facial. Una de las prácticas sexuales que más morbo despiertan entre los hombres y que más reparo les produce a algunas mujeres es la eyaculación en el rostro o incluso en la boca. ¿Por qué está práctica gusta tanto al género masculino? Entre las teorías que se barajan hay una que convence por encima de todas: la de la dominación.

El hecho de poseer a la mujer y que está se pliegue a los “designios” del hombre excita sobremanera al macho. El semen empapando la cara de la hembra es una forma de marcar territorio y decir “esta chica es mía”. Además, es una especie de sustitutivo del orgasmo en la vagina. La boca de la mujer hace las veces de sexo femenino, sin ningún tipo de miedo a que esta se quede embarazada, aunque puede sufrir algún atragantamiento, dependiendo de la espesura del semen.

Más nutritivo de lo que se piensa

En principio, este fluido es una sustancia que no produce ningún perjuicio para el organismo si es consumida por vía oral. Esta sustancia contiene nutrientes y conservantes necesarios para que los espermatozoides se mantengan en perfectas condiciones a la hora de llegar al óvulo y no mueran por el camino.

Viscoso y a veces sabroso

Muchas chicas renuncian a estas prácticas por dos razones principales: la viscosidad y el sabor. Ni que decir tiene que su aspecto no es demasiado agradable. El sabor, amargo en la mayoría de los casos, tampoco es del agrado de la mujer. Aunque el semen de todos los hombres no sabe igual. Sí, puede resultar amargo, pero con matices, dependiendo de la dieta, alcohol ingerido… De hecho, muchos actores porno toman una serie de alimentos para aumentar la espesura del semen o cambiar el sabor, como el tomate.

Resulta curioso ver que, en este tipo de películas, cuanto más pastoso sea este fluido mejor, a pesar de que el aspecto sea más desagradable. Quizás, la respuesta esté en que los mayores consumidores de películas porno son el género masculino, el cual disfruta viendo espesas corridas en los rostros de las actrices.

Sin embargo, hay un pequeño porcentaje de la población femenina que sí disfruta viendo y “bebiendo” semen, aunque los expertos justifican esto, no porque les guste el sabor de este líquido, sino por el olor que desprende, un aroma muy parecido al de las hormonas masculinas.

jueves, 10 de enero de 2019

Cambia de sexo


La mayoría de las personas tienen fantasías eróticas con personas del mismo sexo sin haber tenido la necesidad de hacerlo realidad, no por prejuicios o temor, sino sencillamente por no sentirse atraído por el mismo sexo. Esto en verdad es fruto del deseo por la experimentación y la atracción por lo desconocido.

Por ello no sintáis vergüenza si tú o tu pareja deseáis practicar este tipo de tendencia sexual, ya que mientras ambos lo deseéis y os respetéis mutuamente todo vale. Al menos si no os excitáis os hará pasar un buen rato.

Llevar los pantalones

Es hora de colocarte en el rol masculino y se “hombre dominante”, lo primero es que te pongas la ropa de tu pareja, una camisa o camiseta, corbata, pantalones o vaqueros y unos zapatos lo más masculinos que tengas (no hace falta que sean de tu pareja, basta con que te pongas unas zapatillas).

No te maquilles en ningún momento, échate colonia y desodorante masculinos y si tienes el pelo largo recógetelo con una coleta (sólo si estás cómoda).Y lo más importante adopta la aptitud, el habla y el comportamiento masculino. Siéntate cayéndote en el sofá con las piernas abiertas y como si te rascaras en la entrepierna. ¡Se un verdadero macho!

Transformarse en una auténtica lady

Ahora le toca el turno a él, seguramente el rol más difícil, ya que los hombres suelen estar más atemorizados ante estos “juegos”. Es hora de que muestres tu lado más sensible y servicial y que te dejes conquistar por tu pareja.

Si puedes conseguirlo ponte algo de tu pareja, mejor si es un vestido o una falda, sino algo que sea lo más femenino posible. Pide a tu pareja que te maquille si tú no sabes, ponte base de maquillaje, polvos e incluso carmín rojo en los labios.

Actúa con delicadeza, haz movimientos cortos y con movimientos de cadera más exagerados, en definitiva, se femenino. Si puedes evitar la risa, incluso adopta un tono de voz más suave que de costumbre.

Y que pasa durante el sexo

Durante el sexo la mujer deberá ser más provocativa y dominante mientas que el hombre deberá actuar por así decirlo dejándose hacer. Podéis hacer sexo normal o anal, los límites a los que deberéis llegar sólo lo debéis poner vosotros.